Cariño, ¿pongo la lavadora?

¡Sí, cielo …!! (contestó mi mujer!

Hola, somos un matrimonio de personas ciegas  que hace tiempo la suerte (o la obsolescencia programada) quiso que justo a final del mes (de diciembre) Santa Claus nos trajera de regalo una lavadora (la cual llaman inteligente)

La historia principalmente empieza desde la tienda del Corte Inglés en Barcelona y desde luego nunca diremos que la culpa de todo esto es de la vendedora, que ¡se esta portando de lo lindo con la paciencia que tiene!

Cariño, yo pongo la lavadora ahora mismo! ….

Esto nos hizo soñar la vendedora por una mala información, bueno más que mala, incorrecta, no quiero dejar en este post ningún tipo de enfado.

Pues sí amiga y amigo lector, somos un matrimonio bien avenido, con la característica de ser ciegos totales; y nuestra lavadora (al igual que la suya) es táctil, y según la vendedora, este modelo es genial para personas “como ustedes”, ¡así afirmó el día de la compra! “Es una lavadora que puedes hablar con ella!” Y yo dije: “¿pero señora esto puedo verlo ahora?”

A lo que ella respondió muy feliz: “Bueno, para que hable, usted ha de ir a comprar el altavoz de Google…”

A esto, le dijimos que nosotros teníamos el de Amazon que nos gustaba mucho más, así que amablemente lo miró en el catálogo y lo confirmó sonriendo y diciendo: “¡Sí, es compatible, se puede manejar con Alexa solo bajando una Skill!;  Y es genial, ya que está de oferta y es un modelo muy bueno y no se debe de desaprovechar.””

¡”Wow!! ¡Es lo que estamos buscando!”, dijimos mi mujer y yo felices.

La historia sigue y todo Okey, se cierra la venta, hacemos los trámites de pago

Unos días después, cuando la lavadora ya está instalada, estábamos felices porque podríamos poner la montonera de ropa que generó el  retraso de 2 semanas sin lavadora.

Estimados lectores, un electrodoméstico táctil, que se utiliza desde una aplicación del móvil, y con el que además tu altavoz inteligente te puede ayudar a programar tu colada, ¿no es atractivo? Al menos estamos en la “moda” …

En realidad, no es moda, los electrodomésticos con botoneras ya están desapareciendo del todo y es cada vez más difícil el encontrar algo con botones, normalmente son mixtos o bien ya táctiles.

¿Les interesa la historia?

Bueno, la gentil vendedora quedó en que un técnico especializado de la marca, acudiría a nuestro hogar para dejar la lavadora funcionando, se nos explicaría desde la A a la Z todo lo que se precisase para poder usarla con la voz.

Pues ¡sorpresa,!! Llegó el técnico y ni él conocía el funcionamiento del dispositivo, ya que era tan nuevo que jamás le habían explicado el funcionamiento, y de hecho, él mismo nos afirmó que ni sabía que estaba preparado para personas “como nosotros”.

Y con toda la montonera de ropa sin lavar mi mujer me dijo: ¡Cariño ¿quieres que llame a mi padre para que nos ponga la lavadora? Y así sucedió, fue mi suegro a ayudarnos para saltar la crisis.

Dos semanas después, el técnico regresó con la formación hecha, y después de 90 minutos tomados en la configuración de la lavadora, aquello se puso a dar vueltas y vueltas sin ropa dentro, después de que por supuesto, el buen técnico recibiera una pequeña formación en accesibilidad de Apps (que por cierto era bastante deficiente) y dijera aquello de: “no sabía que podíais usar un movil sin un programa especial para ustedes”

Hasta aquí os estamos compartiendo la historia de la lavadora, que aunque no digo la marca, si podemos decir que no es una lavadora ideal para personas ciegas, que la vendedora escuchó campanas bien despistadas, que el técnico no había realizado su formación y que no estaba preparado para programar algo que en su web y en el manual de usuario reza ¡como electrodoméstico más que intuitivo!

La lavadora en cuestión se utiliza de forma casi accesible desde su app, eso sí, ¡toca armarse de paciencia! Además mi Alexa del alma, no puede utilizarla ya que la skill  está en inglés y no en la tienda de skills de España.

Por ahora y para que no quede mal cuerpo después de leer el post, os digo que la utilizamos desde la app, como si fuera un chatbot que le dices, ¡quiero lavar sábanas! Y el chisme te ofrece el programa, le das a lavar y listo. Ahora sí, ¡cariño te he puesto la lavadora!

Por cierto, la lavadora se desconecta de internet cada vez que termina el lavado por seguridad, ¡no siendo que el hacker de turno desde la lavadora nos saque toda la pasta de Paypal.

Para poder manejar este asunto,, hemos tenido que poner un adhesivo en la pantalla táctil y así saber donde está botón que dice:  ¡conectarse a tu Wi-Fi!

Estimados fabricantes de electrodomésticos, que sepan que  las personas ciegas vivimos solas en casa, que no es necesario que nadie nos ponga la lavadora, que si ustedes quieren hacer las cosas bien, existe una firma en Barcelona llamada DRJ Consulting, que seguro están dispuestos a trabajar con las empresas para crear un mundo más inclusivo y accesible.

Moraleja: antes de comprar nada, antes de creerte lo que el vendedor comercial te dice, busca una tienda donde puedas llevarles el barreño con tu ropa sucia y deja que te lave la ropa la del 3º.