Cosas que suceden con nuestro iPhone.

Siempre tenemos algo que contar de nuestro iPhone ¿verdad?

En este post hoy recopilamos algunas de esas cosas curiosas, recogidas entre nuestros alumnos, amigos y nosotros mismos, todos usuarios de iPhone con o sin soluciones de accesibilidad porque ¡¡ nadie se escapa!

Comenzamos por ese primer momento, en el primer contacto con las pantallas táctiles los usuarios no experimentados, tocan y tocan la pantalla. La verdad que en esto no podemos arrojar argumentos sólidos que nos digan cual sería el motivo de este tic común en muchos usuarios, tal vez por exploración, o por curiosidad no daremos mucha más importancia.

Normalmente y hasta que nos hacemos con el concepto de barrido de pantalla, otra de las obsesiones es tocar los pocos botones que el dispositivo tiene, aunque vemos que de poco nos sirve 🙂

Otro de los tics que hemos recogido, es desbloquear y bloquear cuando estamos en una sala de espera, o bien cuando hablamos con otra persona la cual está pendiente de lo que hablamos y tenemos el teléfono en la mano. Este es el sustituto del golpear con el bolígrafo sobre la mesa o el libro, jugar con los dedos etc 🙂

Otra cosa común entre todos, es el dar por perdido el teléfono, con el consiguiente susto, claro que siempre suele estar en el interior de nuestro bolsillo y para colmo con la pestaña de silencio activa, ¡esta es para todos seguro!

La funda: cuantas veces en momentos de espera, te propones el quitar y poner la funda. de tu iPhone? Esto es una anécdota personal.

Una mujer que estaba a mi lado, en unos 10 minutos, sacó unas 20 veces su funda del iPhone y con las consiguientes introducciones de la misma, verdaderamente su estado de nervios no era el normal, puesto que estábamos en la consulta del dentista.

Los bolsos de las chicas: aquí hay que contar todo un clásico, el iPhone suena y suena, no encuentras la cremallera, cuando la localizas y abres por fin, una ingente cantidad de diversos objetos sepultan el teléfono, lo logras tocar, vibra y vibra sin parar hasta que ya está en tus manos; te lo has puesto en la oreja y cuantas veces de al revés, y después del esfuerzo, lamentablemente dejó de sonar. Esta es todo un clásico, con las llaves del coche o de tu casa, que cuando las necesitas por algo de urgencia nos sucede igualmente.

El iPhone como timbre: que nadie me diga querido lector, que no has utilizado el móvil para decirle a alguien ¡abre que estoy abajo! y seguro que el telefonillo está a tu alcance 🙂

Las geniales notificaciones: son muy útiles, esto no lo negaremos; , pero en una encuesta entre 30 usuarios, nos comentan que al menos tienen notificaciones de 6 aplicaciones, todo esto sin contar , mail, los SMS, y que en enumeradas ocasiones les han fastidiado la siesta, o el momento de concentración que necesitaban. La aplicación de los goles, la del tiempo, el calendario, y se podrían añadir todo un listado de aplicaciones ruidosas.

Son los nuevos ruidos en nuestras vidas, pero muchos de ellos nos ayudan con sus avisos, (que por otro lado, nos hemos pasado un buen tiempo programando y personalizando el sonido de cada uno de ellas para entre otras cosas curiosas, dejar de ver el aviso junto a unos cuantos más, en el bus, metro etc 🙂

Pues una de estas geniales notificaciones, ¿ ¿en cuantas ocasiones no te ha dejado con el dedito marcando una llamada de esas urgentes?, que por otro lado en ocasiones dejas de hacerla con teclado, insistiendo a Siri: ¡llamar a Juanjo! ¿qué Juanjo? y con la consiguiente pasada de la lista de Juanjos :)?

Todos suena, WhatsApp con sus grupos, Twitter, Facebook, Instagram, Foursquare , , ¡esto por citar a los ruidosos!

Los usuarios de VoiceOver: tenemos un tic exclusivo , y no es otro que, pasar al menos en tres ocasiones por encima del ícono de la aplicación que deseamos localizar. Seguro que esto lo observaréis, en un alto porcentaje nos sucede¡y nadie se da cuenta hasta que lo comentas!.

Un tic en los comienzos, siempre es el de dar golpes fuertes en la pantalla para tomar la llamada, o abrir la aplicación, lo podemos asegurar que entre nuestros alumnos ¡nos ha dado momentos geniales compartiendo risas! .

El control de Siri: al no estar avispados en hablar con un dispositivo, os podríamos contar de todo, pero una de las más curiosas para no hacer este cuento muy largo, fue la de un alumno con la siguiente anécdota curiosa.

Alumno: María (a su mujer) que no voy a comer hoy, me quedo en casa de ..Luis; ¡tu Siri, díselo por mensaje que no voy!…

Siri: perdona creo que no te he entendido bien.

Alumno: que le digas a María que no tengo hambre y no voy a comer en casa…
Siri: ¡Esto si que no me gusta! que pases hambre, he encontrado 15 restaurantes muy cerca de ti…..

Alumno: ¿y tu Siri, por qué sabes que no tengo hambre?

Imaginemos ya el final, pero el pobre iPhone quedó relegado esa tarde al cajón, con un enfado del alumno y nos advirtió que Siri le frustraba 🙁

Pero: ¿y lo primero que hacemos en los primeros momentos del día?: si eres un buen usuario de iPhone, desde luego lo primero del día, es localizar bien dormidos el botón de aplazar 9 minutitos más, el ratito de sueño, haciéndonos los remolones y confiando plenamente en el nuevo aviso del despertador.

Desayuno: es el momento de activar las notificaciones y aquello es un primor musical! todo nos llega y se juntan una armonía de diferentes sonidos, y el primero en mirar es el , mail y mirar las menciones en redes sociales y el WhatsApp.
Las otras utilidades matutinas: . Ponemos la radio para el momento ducha en nuestro altavoz bluetooth y el momento de intimidad, donde antes la Reyna podría ser una revista o un comik, hoy podría ser una de esas apps, donde nos inundan con cientos de canales de noticias que compartimos como locos en todas las redes sociales, y con ¡ el consiguiente sonido de notificación ¡cuando sale y cuando es recibida a los cientos de seguidores! vamos, que somos unos contaminados acústicos 🙂

Ya estoy en la calle: pues tengo que decir como me siento en Facebook, donde estoy y dejar una reseña de la cafetería, buena o negativa, según mi estado de ánimo en Facebook pasando por Foursquare o para dejar una recomendación por el sabor del café. y si cuadra, mientras leo el periódico, scanner garantizado del código de promoción con mi lector de QR..

GPS, aplicaciones del estado meteorológico, la bolsa, la app para ver nuestras series preferidas y si somos buenos profesionales, seguro que el calendario, las citas, los eventos del día y todo lo que rodea a nuestro trabajo, se convierten en momentos, en experiencias, en situaciones.

Por fin! ya llego a mi trabajo y tengo que salir del coche o del transporte público, pues con iPhone en el bolsillo, ahora despues de tenerlo un buen rato bien cerca de mi disfrutando de la música que he descargado de la nube y mientras leo un libro hasta que llegue al trabajo, ¡nos suena la llamada pertinente y oportuna! el ruido de la circulación,, el gentío, nos ponemos el teléfono en la oreja y le decimos al interlocutor, ¡espera, espera que no te escucho, me pongo el auricular!…

Pues en el mejor de los caos, los auriculares están en un bolsillo y con el dispositivo de anti nudos, pero estamos seguros que no es tu caso y los encuentras todos liados, con nudo incluído entre los dos auriculares, e inviertes unos buenos minutos para poder desliar y hablar con la llamada oportuna ¿te sucede?

Tranquila o tranquilo, si al leer esto ves que todo te sucede, te aseguramos que para nada eres el único, millones de personas al rededor del mundo están día a día acompañándote con los mismos tics, que los tuyos..

La tecnología nos une por su utilización, pero de igual modo, nos glovaliza y nos integra, cada uno con sus tics y manías, pero apenas sin distinción.

Comenta la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.